miércoles, 21 de septiembre de 2011

BEATO SANTIAGO HONORATO CHASTAN


21 de septiembre 

BEATO SANTIAGO HONORATO CHASTAN

Sacerdote Mártir en Corea
(1846 d.C.)

   Santiago Honorato Chastan nació en Marcoux (Basses-Alpes), el 7 de octubre de 1803. Comenzó sus estudios en Brusquet, los sigue en el seminario menor de Embrun y los finaliza en el seminario mayor de Digne. 

   Después de su ordenación sacerdotal, que tuvo lugar el 23 de diciembre de 1826, entra, el 13 de enero de 1827, al Seminario de las Misiones Extranjeras de París  El 2 de abril siguiente, lo envían a Macao, dejándole a Baroudel, el procurador de las Misiones Extranjeras de esa ciudad, la responsabilidad de el lugar de destino. Apenas desembarcado, pide ser enviado a Corea, pero su deseo no fue realizado inmediatamente. Nombrado profesor en el Colegio General en Pinang, además de cumplir allí esa función, trabaja en la parroquia de iPulo Tikus. Cuando Monseñor Bruguière parte para Corea, Santiago pide acompañarlo, a lo que el obispo accede. 

   En mayo de 1833, vuelve a Macao, desde donde se embarca para Fo-kienen en septiembre. A través de China y Manchuria, llega a la frontera coreana, pero no encontrando a nadie que lo guíe, se retira a Pekin.  A la espera de una ocasión favorable, acepta ejercer su ministerio en Chang-tong, y durante dos años administra un distrito de esa provincia. A fines de1836, vuelve a la frontera de Corea, y asiste a los cristianos de Pien-men. Los fieles tenían que ayudarlo a penetrar en la misión, cosa que estaba prohibida para todos bajo pena de muerte. Finalmente, el 31 de diciembre,  gracias a la oscuridad de la noche, puede burlar la vigilancia de los guardias y, el 15 de enero de 1837, llega a Seul. Allí estudia la lengua del lugar y después de la Pascua visita a algunos cristianos de las provincias vecinas. 

   En 1838, administra las misiones del sur, y envía un catequista a las islas Lieou-kieou. Al año siguiente, se desencadena una violenta persecución y su obispo, ya encarcelado, le sugiere entregarse a las autoridades, para evitar así que los fieles sean torturados. El padre Santiago obedece de inmediato, y junto con otro misionero, el padre Maubant, se entregan el 6 septembre. Previamente había escrito una hermosa carta de adios a los miembros de la Sociedad de Misiones Extranjeras.

   Conducidos a la capital, fueron encarcelados junto con Monseñor Imbert siendo cruelmente golpeados y después condenados a muerte. El padre Santiago Chastan fue decapitado el 21 de septiembre de 1839, en Saï-nam-hte cerca de Seul. Sus restos et los de los otros dos mártires quedaron expuestos durante tres días. Luego fueron sumariamente inhumados en la arena del lugar de la ejecución. En  1843, transferidos a la montaña llamada Sam-syeng-san (de los tres santos). Desde mayo de 1903 reposan en la cripta de la catedral de Seul. 

   La causa de beatificación del mártir fue introducida por un decreto fechado el 24 de septiembre de 1857. En 1925, Pío XI, lo beatificó junto con otros 79 mártires que dieron su vida por la fe en Corea entre los años 1838 y 1846

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada